Temprana agonía

Más o menos una década de vida

inocencia, alegría

bajo su oscuro manto

su pequeño cuerpo yace indefenso

su inquieta mente no concilia el sueño

más el cansancio la vence, la aniquila…

Cual lince al asecho

la perversidad lo guía, lo impulsa

la noche es su amiga…

Una extraña sensación

la exalta, la paraliza

su mente despierta,

el miedo amarra su cuerpo

yace tendida, el alma la deja

de lejos la mira…

Sus poros sudan… su cuerpo grita…

Verrugas en manos, en cara,

Somatiza…

Se desgarra en silencio

Noche tras noche

la misma agonía;

olvida, siempre olvida.

Aliada y fuerte amiga,

la resiliencia la anima,

no conoce el concepto

sin embargo, lo utiliza

¡Qué grande es su espíritu!

Continúa su vida…

Por todos los niños que sufren abuso…

¿Qué le pareció el artículo?

5 comentarios para “Temprana agonía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *