Un extraño enemigo

Todo comenzó con un correo que recibí por la mañana… Consideré necesario compartirlo a fin de que sirviera de introducción para mi reflexión:

Asunto: …un extraño enemigo…

 

Lo decía Porfirio Díaz: “No se puede estar nunca tan bien, que no se pueda estar mejor, ni sepuede estar tan mal, que no se pueda estar peor”

Nunca se nos ocurre pensar que los problemas de los mexicanos pueden ser culpa de los mexicanos, principalmente porque somos enemigos unos de otros. En casi todos los países del mundo, el ataque de un extranjero provoca la unión del pueblo por más dividido que esté. Aquí nos divide más.

Hace cien años decía Porfirio Díaz: “La razón por la que le va mejor a Estados Unidos es que una vez que alguien gana la presidencia, el pueblo y los políticos se le unen para trabajar por la nación. En cambio en México, en cuanto alguien toma el poder, todos, enemigos y antiguos amigos, se ponen en su contra”. Eso fue hace cien años y pudo haberlo dicho ayer.

Mexicanos al grito de guerra… pero entre nosotros. Y este es el meollo del asunto, nos atacamos entre todos cuando deberíamos unirnos porque es una costumbre histórica heredada de generación en generación. Cuando México firmó su acta de independencia, el 27 de septiembre de 1821, nuestro primer día como nación libre, comenzaron los golpes. Unos querían un imperio, otros, monarquía. De ellos, cada quien con un rey distinto. Otros más se decantaban por la república, pero unos la querían federal y otro centralista. Eso nos hizo pelearnos durante todo el siglo XIX.

Cuando por fin los más importantes paladines de la independencia se pusieron de acuerdo, formaron un congreso que nombró emperador a Iturbide como Agustín I; al día siguiente, aquéllos que pelearon a su lado ya peleaban en su contra.

Nuestro primer presidente, Guadalupe Victoria, encontró a su peor enemigo en su vicepresidente, Vicente Guerrero, quien al llegar a la presidencia encontró a su peor enemigo en su vicepresidente, Anastasio Bustamante.

Y esa tan lamentada invasión gringa en la que perdimos medio territorio, todo mexicano la recuerda, pero casi ninguno conoce los pormenores. Mientras los ejércitos invasores avanzaban por territorio nacional nuestros líderes se peleaban entre sí por el poder. Dos Marianos eran los protagonistas políticos de la época; el presidente Mariano Paredes -al mando del mejor ejército del que México había dispuesto en su historia- en vez de defender a la nación de la invasión lo usó para conservar el poder. El otro Mariano, Salas, estaba en la capital proclamando la monarquía. Los yanquis desfilaban sin mucho disturbio a Palacio Nacional.

Y en la famosa Revolución Mexicana todos nuestros ‘héroes’ se mataron entre sí. Todos han pasado a la historia como buenos y tienen sus nombres en oro en el Congreso; pero observa esto: El héroe Carranza mató al héroe Zapata, el héroe Obregón mató a los héroes Villa y Carranza y el héroe Elías Calles mató al héroe Obregón. Por cierto, que el héroe Calles fue expulsado del País por el héroe Cárdenas. Y… Victoriano Huerta mató a Madero.

El proyecto de Guerrero era quitar a Victoria, el proyecto de Bustamante era quitar a Guerrero; el proyecto de Santa Anna era quitar al que estuviera; el de Juárez fue quitar a Santa Anna y el de Díaz quitar a Juárez. Madero tuvo un proyecto: quitar a Díaz; Obregón quitar a Carranza y Calles quitar a Obregón.

El proyecto de Fox era quitar al PRI…Y en torno a esto último deberíamos reflexionar, sobre aquellas palabras citadas de Porfirio Díaz: “ya es hora de que dejemos de unirnos para atacar al Presidente, ya es hora de que el proyecto de nación deje de ser quitar al que tiene el poder”.

Aunque el gringo promedio es mediocre, son potencia mundial porque trabajan en equipo y porque a pesar de todo respetan a sus instituciones y a su presidente, mientras aquí Fernández Noroña trata de salir en la tele golpeándose contra el Estado Mayor.

En este momento decisivo de nuestra historia vemos una vez más a Mas Si Osare (un extraño ¿enemigo?) enfrentando a todos contra todos. López Obrador está dispuesto a destruir y reventar este País antes de dejar que lo gobierne alguien que no sea él.

Dicen que el pueblo unido jamás será vencido… ¿Cuándo será el día en que México esté unido? Tal vez ese día si logremos derrotar a ese extraño enemigo.

 

Autor: Desconocido.

Desde mi punto de vista, este correo no sólo carece de los elementos mínimos necesarios para que quien lo reciba pueda hacer una reflexión informada, sino que también para entender por qué México es el país que es hoy en día. Hay que recordar que no estamos aislados del mundo. Para contextualizar mi reflexión, quiero mencionar que en ciertos sectores sociales mexicanos se engrandece ciegamente a los Estados Unidos de Norteamérica, poniéndolos como el único y mejor modelo a seguir; nada más lejos de la verdad.

Me gustaría empezar por decir que no podemos comparar peras con manzanas; es decir, los contextos de México y E.E.U.U. no podrían ser más diferentes. México es un país pluricultural con 121,803,321 habitantes. La población económicamente activa es de 52,918,649 personas o un 43.44% , de las cuales el 59% cuenta con empleo de algún tipo [1, 2]. Este sector poblacional debería de encontrarse laborando en condiciones adecuadas y con sueldos que les permitan acceder a una vida digna, pero por lo general no es así.

De momento, siete de cada cien personas mayores de 3 años hablan alguna lengua indígena, las cuales suman 72 en el país [3]. Al año 2000, la población indígena representaba un 10.45% [4]. En su mayoría, viven en condiciones extremadamente difíciles y de alta vulnerabilidad.

Los ancianos, que representan la experiencia acumulada del país, deberían tener el derecho a vivir en paz y tranquilidad, sin la preocupación de qué comerán mañana, con un buen servicio de salud, entre otros satisfactores pues ya dedicaron toda su fuerza física así como su juventud a producir riqueza para el país.

Los niños, deberían contar con los elementos adecuados para un buen desarrollo físico, intelectual y emocional, pero sabemos que por desgracia un alto porcentaje carece de la atención mínima necesaria para desarrollarse como seres humanos completos, intelectual y emocionalmente, con un espíritu libre y fuerte, con el ánimo de ser útiles para la sociedad cuando sean adultos y no con el ánimo de vengarse de ella porque fueron excluidos.

México cuenta con un territorio extenso, privilegiado con tierras fértiles y muchos recursos naturales: bosques, playas, desiertos, ríos, lagos y mares; zonas de altas mareas y vientos, zonas de alta irradiación solar, requisitos para el desarrollo de las nuevas tecnologías, menos contaminantes, ecológicas. Recursos que bien administrados deberían ser capaces de mejorar la vida de todos los seres que habitan en el territorio, humanos o no.

En este momento, contamos con un gobierno que no se ocupa de proporcionar las condiciones adecuadas para la vida de sus ciudadanos. Por el contrario, ha mermado la calidad de vida de un porcentaje significativo de su población, no sólo por el hecho de que hay un mayor índice de desempleo en el país, sino porque el que hay suele ser miserable; no se paga lo necesario para vivir con dignidad.

Por si fuera poco, hay que añadir a las consideraciones la enorme lista de muertes, engrosada tanto por el narcotráfico y la delincuencia organizada, como por la misma denuncia de las violaciones sucesivas a los derechos humanos [5, 6]. En suma, no se puede esperar que el gobierno tenga el apoyo genuino de la población.

Por otro lado tenemos a E.E.U.U., un país que hizo de la exclusión un principio explícito en su forma de gobierno. Los primeros inmigrantes destruyeron la cultura indígena, erradicando por completo a pueblos enteros. Destruyeron extensas zonas naturales en pos del avance y de la interconexión del Este con el Oeste. Desterraron a los habitantes originarios marginándolos a unas cuantas regiones de exclusión. Se encargaron de traer esclavos de otros países para usarlos como fuerza laboral. Fue así como desde sus inicios, se evidenció la desvalorización y el desprecio por la vida en general.

En la actualidad, aunque se trata de un país formado a partir de la inmigración, no es posible distinguir una conexión entre los distintos grupos étnicos; en su mayoría suelen agruparse en guetos o barrios. Es un país que desde su fundación ha generado su riqueza en detrimento de la que poseen otros países, siempre más pobres y menos avanzados militar y tecnológicamente. El saqueo es su modus operandi. Tan sólo a México le arrebató la mitad de su territorio, lo cual hubiera sucedido muy probablemente aun con la unión de los mexicanos; recuérdese que se trata de los intereses de un imperio. Existen muchos ejemplos actuales del saqueo, protagonizado por la industria privada estadounidense que opera en países del tercer mundo como en Sudáfrica [7, 8, 10], México, en general Centro y Sudamérica [9] y algunos países del Medio Oriente. La empresa privada es su clase gobernante, lo que implica que solo una mísera fracción de la riqueza que generan se distribuya entre sus ciudadanos. La riqueza en sí sigue concentrándose en unas cuantas familias; es como un colador de varias capas, las semillas más grandes se quedan en el primero, y al último le tocan las más pequeñas, las que se lograron filtrar por las primeras etapas del colador. La realidad es que al gobierno de este país no le interesa su gente, la población, las mayorías, está supeditado a las grandes corporaciones y a sus intereses. De otra forma, la población no sufriría los estragos de la contaminación ambiental ineludible de las petroleras, especialmente por la contaminación del agua en muchas poblaciones en las cuales se ha fomentado la fracturación hidraulica [11, 12]. Sin mencionar que en general ha habido un gran decaimiento de los sueldos y salarios en el sector laboral, en especial en las áreas no especializadas como la manufactura (maquilas) o el comercio (comida rápida, supermercados, tiendas de todo tipo) [13, 14, 15, 16, 17]. Además, los ciudadanos de este país no cuentan con servicio médico público y la salud es un negocio muy lucrativo, desde los hospitales hasta las farmacéuticas. La legislación está determinada por los intereses privados; de manera que, el gobernante en funciones así como el congreso, acatarán siempre las órdenes, los proyectos, las iniciativas de la clase gobernante real. Como ejemplo podemos poner la muerte de Kennedy; simplemente empezó a afectar los intereses de la industria bélica, entre otros, razón por la cual debía elegirse nuevo presidente, acorde a las necesidades de las familias que controlan la economía.

Entonces ¿por qué esa afición de los mexicanos por compararnos con un país que no tiene absolutamente nada que ver con nosotros? No sólo en principios, sino en cultura e ideología. Es una mala comparación, no sólo absurda sino sin fundamento. Sin embargo si existe un único concepto del texto inicial que es rescatable: la unión.

Nuestra historia de alguna forma nos ha mostrado que la desunión es algo que hemos experimentado en el pasado, antes de la colonia. México no existía como tal, eran los pueblos indígenas los que determinaban su gobierno y territorio. Existían y siguen existiendo diversas culturas que conformaban el territorio que ahora conocemos como México. Cuando los españoles llegaron, los tlaxcaltecas habían sido “colonizados” por los mexicas, un pueblo mucho más fuerte en ese momento. Gracias a esta enemistad, los colonizadores se vieron favorecidos y lograron conquistar el territorio mexica. Sin la ayuda del pueblo tlaxcalteca, esto no hubiera sido posible. Como se puede ver, desde sus inicios, México estuvo condenado a la derrota, un pueblo originario prefirió aliarse a uno extranjero para sacarse el yugo de un opresor local.

¿Queremos seguir repitiendo esta historia una y otra y otra y otra vez?

Desde mi punto de vista, la unión entre mexicanos sí es necesaria, siempre que esta unión favorezca a las clases menos privilegiadas, a las que dedican más de 12 horas al día a trabajar para sobrevivir. Un ser humano no tendría por qué vivir en la miseria en un país tan rico. ¿Cómo podemos lograr esta unión?

A pesar de que México se encuentra bajo las garras geoestratégicas del imperio y que esto puede ser un factor de desunión sólo por la comparación que “solemos hacer”, creo firmemente que la unión sólo se logrará con una conciencia individual ampliada. Cuando cada ciudadano pueda ver con mayor amplitud que el problema no es uno, no es un grupo de individuos, lo somos todos. Estamos interconectados. Cuando la educación triunfe sobre la ignorancia. Cuando la conciencia colectiva triunfe sobre el egoísmo. Cuando aprendamos a elegir gobernantes que no trabajen para unos cuantos, haciendo reformas que violan nuestra soberanía y los derechos más fundamentales. Cuando aprendamos a exigir a nuestras autoridades transparencia, trabajo duro, cuando los hagamos rendir cuentas. Cuando no exista élite gobernante sino servidores públicos. Cuando la ciudadanía no tenga miedo a hablar y expresarse. Muchos periodistas y defensores de derechos humanos han muerto desde que inició este sexenio y aún no hacemos nada al respecto. No somos capaces de destronar al que está matando a tanta gente… somos los tlaxcaltecas esperando al “aliado adecuado” que nos ayude a vencer al opresor local.

Referencias:

[1] INEGI

http://www.inegi.org.mx

 

[2] Población total

http://www3.inegi.org.mx/sistemas/temas/default.aspx?s=est&c=25433&t=1

 

[3] Población pueblos indígenas

http://cuentame.inegi.org.mx/poblacion/lindigena.aspx?tema=P#uno

 

[4] Porcentaje de indígenas

http://www.inee.edu.mx/bie/mapa_indica/2005/PanoramaEducativoDeMexico/CS/CS04/2005_CS04__.pdf

 

[5] Homicidios en México, 2016.

http://aristeguinoticias.com/2103/mexico/mexico-2016-matan-a-mas-de-52-personas-cada-dia/

 

[6] Homicidios en México alcanzan su nivel más alto en dos años.

http://www.animalpolitico.com/2016/03/homicidios-en-mexico-alcanzan-su-nivel-mas-alto-en-2-anos-un-promedio-de-55-asesinatos-diarios/

 

[7] Empresas de E.E.U.U en Sudáfrica (tabla de datos)

https://www.google.com.mx/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwj2gb7_qZTOAhXMpYMKHZZVDgkQFggcMAA&url=http%3A%2F%2Fwww.efreeport.com%2FDisplayFile.aspx%3Fnm%3DTDOC%26DOCID%3D88&usg=AFQjCNHXKTFTR1NtYFQZQvgp3ZlJgb29mw

 

[8] Empresas en Sudáfrica (página oficial del gobierno de Sudáfrica)

http://www.southafrica.info/business/investing/globalcomps.htm#.V5kEvcGGOHs

 

Algunos desastres ecológicos causados por el hombre (Enfocado a empresas de E.E.U.U.)

 

[9] Chevron en Ecuador

https://rsechile.wordpress.com/texaco-en-ecuador-el-peor-desastre-petrolero-del-mundo/

 

[10] Shell en Nigeria

http://porfinenafrica.com/2010/06/esastre-ecologico-shell-nigeria/

 

El “Fracking” en E.E.U.U.

 

[11] Documental en dos episodios del canal de noticias RT.

https://www.youtube.com/watch?v=kmf8p7QQoUI

 

[12] Daños diversos por fracking

https://actualidad.rt.com/ciencias/172713-estudio-fracking-terremotos-eeuu

 

[13] Desempleo en E.E.U.U.

http://www.datosmacro.com/paro/usa

 

[14] Los debates sobre pobreza urbana y segregación social en Estados Unidos.

http://www.ub.edu/geocrit/sn-76.htm

 

Sobre Wal-Mart

 

[15] Artículo Animal Político

https://pocamadrenews.wordpress.com/2011/05/01/el-horrendo-impacto-de-wal-mart-sobre-las-vidas-de-cientos-de-millones-de-personas/

 

Documental

[16] El alto costo del bajo precio.

https://www.youtube.com/watch?v=5Q5urb-eFmc

 

Sobre McDonald’s

 

[17] Artículo RT

https://actualidad.rt.com/sociedad/view/117328-mcdonald-salario-empleados-eeuu

 

Referencias extra (incluye material en inglés)

El orden criminal del mundo – Película documental

El orden criminal del mundo

 

http://www.elblogsalmon.com/entorno/el-desempleo-en-estados-unidos-suma-y-sigue

 

http://www.businesspundit.com/the-worlds-worst-environmental-disasters-caused-by-companies/

 

http://www.mnn.com/earth-matters/wilderness-resources/photos/americas-10-worst-man-made-environmental-disasters/the

 

http://list25.com/25-biggest-man-made-environmental-disasters-in-history/

5/5 (1)

¿Qué le pareció el artículo?

10 comentarios para “Un extraño enemigo

  1. Huitlacoche
    27 julio, 2016 at 10:52 pm

    Me parece que el artículo de Maya apunta certeramente a uno de los problemas más graves del que adolece nuestro país. Me refiero al malinchismo, pero dentro de éste, en especial a la forma acrítica con la que se de idolatra al vecino del norte, siendo casi una devoción por el estilo de vida gringo y por su lengua. Pero qué se puede esperar cuando los grandes medios de comunicación como Televisa o TV Azteca han decidido inundarnos con un modelo de vida que nada tiene que ver con nuestras raíces; qué se puede esperar cuando los lineamientos del banco mundial dictan que las fronteras deben desaparecer a fin de favorecer el surgimiento de un tipo de ser humano unidimensional, caracterizado por tener una y sola una forma de pensamiento, acrítica y entreguista. Ojalá que tras la lectura de este interesante y atinado artículo caigamos en la cuenta de que hoy más que nunca debemos defender nuestra patria cultivando la unión desde dentro; defenderla generando nuestros propios modelos sociales y económicos, ya que mientras queramos como pueblo imitar a las sociedades de otros países, condenaremos a nuestro país a la desaparición. Hablemos nuestra lengua, elevemos la cultura indígena de nuestros ancestros, seamos innovadores desde la perspectiva de nuestras propias necesidades y entonces el éxito vendrá por sí solo.
    Ojalá despertemos pronto de nuestro letargo.

  2. Hector
    28 julio, 2016 at 12:36 am

    Concuerdo completamente, las comparaciones entre México y EU no deben hacerse a la ligera, y la idea de que la desgracia de los mexicanos se debe a que no están “unidos con su presidente” es ingenua e ignorante. Con presidentes como Salinas, Fox o Peña Nieto, de muy probada vena corrupta, ¿que unidad nos serviría? Además, lo cierto es que la gran mayoría de los mexicanos siguen trabajado y haciendo su parte todos los días, ajenos a la política. ¿Por qué no les va mejor? ¿Por qué ser ciudadanos que cooperan con el sistema no les ayuda en nada?

  3. Gladys
    28 julio, 2016 at 9:13 pm

    Muy bien Maya!!!!!!! Efectivamente hay cierta costumbre entre algunos mexicanos a compararnos con nuestros vecinos del norte con una actitud de sumisión y un sentimiento de desvalorización. Ser capaces de reflexionar críticamente sobre esas situaciones es propio de una madurez que los que se subvaloran obviamente no tienen. Esas comparaciones son absurdas e incompatibles, sobre todo cuando se tratan de sustentar con contextos superados, Esperamos tus próximos artículos,

  4. Maya
    28 julio, 2016 at 10:03 pm

    Muchas gracias a todos por sus comentarios. Compartamos la informacion, tal vez podamos ir cambiando al país poco a poco a través de “radio bemba” ?.

  5. Ernesto Alpuche
    29 julio, 2016 at 8:54 am

    Nuevamente la ignorancia juega el papel más importante, se muestra como la raíz de nuestros problemas, todos. Esta ignorancia alimentada por nuestros gobernantes también ignorantes en su mayoría y su ambición desmedida, le damos mas valor a las cosas materiales por la falta de madurez sobre lo que estas representan. Y esta mala educación la obtenemos en todas partes, televisión, cine, Internet, y los gringos son los mejores en este tema. Nuestra guerra interna es por el mismo tema, querer mas que el de al lado. Parte de una cultura, pero una cultura ya envenenada, dejando atrás nuestros valores y nuestras costumbres, mas valoradas incluso, por extranjeros.

  6. apg
    1 agosto, 2016 at 12:44 am

    Tu análisis me parece muy acertado, aunque creo que hay que hacer algunos matices de índole histórica. Como bien dices México es un país multicultural, como muchos otros, no podemos referirnos a éste como una entidad geográfica unificada. Y en este sentido, lo que dices de los tlaxcaltecas es un error que comúnmente suele repetirse, pues de entrada se ha generado un odio al aseverar que al aliarse con los españoles estaban traicionado a toda una nación que no existía como tal, cuando, como también señalas, lo único que buscaban era deshacerse de ese yugo al que habían sido sometidos por los Mexicas, pensando que podían tener un beneficio como pueblo. Tenemos que reconocer, aunque no nos guste que somos parte de dos herencias, la española y la indígena, aunque generalmente es algo que no se reconoce por un odio que se sembró desde hace muchos años y que nos pesa reconocer, pero así es. Ahí considero también está uno de los principales problemas. No creo que la desunión sea el problema principal, hemos demostrado en muchas ocasiones estar unidos, el problema principal es el odio que se siembra sobre el otro, ese otro que es diferente a nosotros, llámese indígena, mestizo o extranjero, e incluso podemos continuar con la lista. Rechazar también que estamos en un mundo globalizado y que de alguna forma, lo que se produzca en otros países también nos llega y se integra a nuestra cotidianidad es también un error, tendríamos que rechazar la existencia del jazz, blues y otras manifestaciones que se generaron en países como los EU. Es verdad que tenemos que voltear hacía nuestro territorio y reconocer en él un sinnúmero de manifestaciones, pero eso es parte de un proceso que parece un tanto lejano. No podemos solamente afirmar que hay que buscar la unión, cuando en realidad no nos conocemos hacia dentro, a veces hay pueblos tan lejanos de las ciudades que ni siquiera sabemos qué opinan, cómo viven. Hay que empezar por cambiar algunos puntos de vista que son erróneos y sobretodo por intentar mejorar el nivel educativo en todo el país, que constantemente insiste en la existencia de héroes que defendieron una nación, cuando muchos de ellos insistieron en rechazar su pasado y sus propias raíces.
    Saludos

    • Huitlacoche
      1 agosto, 2016 at 4:16 pm

      Me parece que el artículo no señala que los tlaxcaltecas hayan traicionado a la inexistente nación mexicana; únicamente sugiere un paralelismo con la forma de pensar que subyace en el hecho de que no pocos mexicanos preferirían que los vecinos del norte nos conquistaran para que así, siendo una estrella más del imperio, pudiéramos acceder al añorado primer mundo. Tampoco se puede negar que la conquista española de los pueblos que vivían en lo que ahora llamamos México sólo pudo concretarse por el apoyo militar de los tlaxcaltecas, pueblo a quienes los mexicas nunca lograron doblegar.
      Por otro lado, me parece que el concepto de globalización es sumamente engañoso. De un primer vistazo pudiera parecer grandemente beneficioso por el intercambio cultural que tendería a favorecer. No obstante, en los hechos, se delinea como un fenómeno maligno que disfraza las verdaderas intenciones de los grupos que dominan el mundo. Es decir, la famosa globalización busca desaparecer los estados-naciones eliminando su historia, raíces, tradiciones, aspiraciones, etc., para convertirlos en colonias abastecedores de materias primas para los más ricos. La globalización actual no es algo positivo para nadie.
      Por último, me parece que el artículo no ataca el enriquecimiento cultural que ocurre entre los pueblos del mundo cuando establecen relaciones de convivencia; critica severamente a los mexicanos que irracionalmente prefieren siempre y únicamente lo que es extranjero, especialmente lo que es gringo. Por supuesto que no está mal disfrutar del Jazz o del Blues, de Ravel o de Rachmaninov; lo que está mal es no encontrar en nuestra propia cultura nada que disfrutar o admirar. El problema como mexicano es ignorar quién es Silvestre Revueltas o José María Morelos y Pavón pero sí saber quién es Mickey Mouse o Peter Parker.

      • apg
        1 agosto, 2016 at 11:28 pm

        Pues por un lado, estoy de acuerdo con el articulo. Sólo que si se tienen que afinar algunas cosas de la parte final. Lo de los mexicas y tlaxcaltecas es sólo una aclaración pues al final de ese párrafo dice: ” Sin la ayuda del pueblo tlaxcalteca, esto no hubiera sido posible. Como se puede ver desde sus inicios, México estuvo condenado a la derrota, un pueblo originario prefirió aliarse a uno extranjero para sacarse el yugo de un opresor local.” Esa aseveración necesita más contexto, pues es lo que hace que se entienda a lo que me referí previamente.
        Por otro lado, lo que dices de maligno suena a teoría de la conspiración y no me parece nada provechoso para el debate.
        Los nacionalismos en realidad no son algo benéfico. Es un concepto que nos aleja del otro y permite que lo rechaces, los nacionalismos han generado guerras, los himnos nacionales son alabanzas a la guerra, defender “lo nuestro” ¿A qué se refieren con ello? De lo que carecemos es de conocimiento y no sólo a la cultura que defendemos que se ha ido construyendo dependiendo de las necesidades de cada época. Durante el siglo XIX, en la independencia los criollos quisieron “recuperar” el pasado prehispánico, obviamente sin mirar el presente de los pueblos y culturas indígenas, pero fue el momento más crucial durante la creación de los nacionalismos, donde se buscó generar identidades, donde se inventó el himno nacional.
        El problema real es la educación, que en gran parte de Latinoamérica, tiene muchas carencias, una de ellas es enseñar a ser crítico y a tener una sed de conocimiento mucho más amplio que te permita entender los problemas fundamentales de la sociedad actual.
        Hay muchos acercamientos a esto que te digo, te recomiendo que leas “comunidades imaginadas” de Benedict Anderson. También que visites esta página proyecto de unos artistas mexicanos, donde también desarrollan esta idea que aquí expongo. http://www.pintomiraya.com/yonocelebro

        • Huitlacoche
          3 agosto, 2016 at 12:41 pm

          Debo decir que tras la afirmación de que la globalización es algo maligno para los pueblos no subyace ninguna teoría conspirativa; se trata de un hecho verificable desde múltiples ángulos. Uno de los ejemplos más recientes y sonados en la prensa occidental corresponde a la llamada crisis griega. En ésta resultó más que evidente cómo la Troika, que sin duda alguna se conforma por instituciones garantes de la globalización, impuso sus intereses por sobre la voluntad del pueblo griego. La consecuente “política de austeridad” permitió implantar modelos donde sólo los más ricos resultaron beneficiados, al tiempo que el pueblo fue dañado enormemente; atrás quedó la supuesta democracia en la misma cuna de la que algunos llaman civilización occidental. Asimismo, no se puede soslayar el hecho de que estos grupos de poder aplican prácticamente los mismos métodos de empobrecimiento a los países subyugados. Dentro de las recetas que más usan destaca la minimización del gasto público, sobre todo en salud y educación, así como la reducción gradual pero sostenida de la soberanía de los pueblos.
          Por su parte, la educación de la que hablas es justamente un blanco fundamental de los intereses de aquellos que defienden la globalización en su versión moderna. Su objetivo en todos los casos es empequeñecerla, eliminarla, privatizarla; delinearla de tal forma que los seres humanos que tengan acceso a ella piensen de la misma manera.
          Para cerrar este punto, me gustaría hacer notar que el sugerir que algo es una teoría conspirativa sólo por que a alguien le ha parecido que lo es, constituye una forma fácil de evadir el tratamiento de un tema que merece atención. En todo caso el fenómeno ahí está; nuestro deber es estudiarlo metódicamente para acercarnos a encontrar la explicación más adecuada.

          También diré que nunca he defendido el nacionalismo. De hecho, jamás usé ese término pues estoy plenamente consciente de sus implicaciones. De lo que hablo es que hoy más que nunca se hace necesaria la defensa de la patria, es decir de la soberanía de los pueblos para garantizar su derecho a la libre autodeterminación. Me parece que hoy nos han hecho creer que no hay nada que defender, pero no es así. Yo invitó a defender los recursos naturales de los mexicanos, así como nuestra riqueza cultural, pues no se puede negar que están en un auténtico peligro.

          Conviene tener presente que los fenómenos sociales no son unicausales, por lo que afirmar que el problema “real” es la educación pudiera ser un error. Hay múltiples causas de lo que vivimos y por ende múltiples problemas que resolver.

          Por último, con mucho gusto leeré los materiales que me recomiendas pues siempre he estado abierto a aprender más. En lo que no estoy de acuerdo es que en un intercambio de ideas se insinúe que el interlocutor no tiene conocimientos que sustenten sus declaraciones.Me parece que en última instancia el objetivo de estos intercambios es el aprender los unos de los otros a fin de normar nuestro criterio de manera amplia.

  7. 26 agosto, 2016 at 5:55 am

    Hola me ha encantado el articulo, llevaba tiempo interesado en esto porque lo estube cuestionando el otro dia con un amigo, al final tenia yo razón por lo que veo. Enhorabuena al autor esperemos que sigan asi, nosotros tenemos un blog igual pero trata de técnicas sobre redes sociales, como conseguir mas seguidores, likes en tus publicaciones y demás. se llama creapublicidadonline.es ¡quedan invitados! gracias, un abrazo fuerte.

Ya no se permiten comentarios.